Sobre Nosotros

Guia Acústica

Principios para una buena acústica

Absorción

Cualquier material acústico blando y poroso absorbe en algún grado las ondas sonoras, reduciendo el tiempo de reverberación.

El sonido es energía, y para evitar que esta energía siga propagándose, los paneles acústicos convierten esta energía en calor mediante fricción. El cociente de absorción (NRC) de un producto determina el nivel y calidad de absorción. Ejemplos típicos de productos de absorción son paneles para fijar en las paredes o en los techos, como el RENE, MILETO o PAUL.

Atenuación

Consiste en reducir la transmisión del sonido dentro de un espacio.

Para reducir el volumen de sonido que se transmite en un espacio, típicamente se usan elementos verticales que actúan como barrera, ya sea colgando desde el techo o directamente situados en el suelo. Este tipo de soluciones pueden venir en forma de paneles colgantes como nuestro PAUL, paneles divisores como el SAMOS o screen desks como el UMA.

Junto con la absorción, la atenuación del sonido incide positivamente en la inteligibilidad del habla. No hay duda de que un espacio más silencioso mejora la concentración y, en general, ofrece una mejor experiencia para los empleados.

Difusión

Mediante la difusión, las ondas sonoras que no han podido ser absorbidas mediante tratamiento acústico se disipan de forma homogénea por todo el espacio, lo que produce un sonido vívido y claro. Se consigue este efecto mediante el uso de formas irregulares o situando paneles acústicos a diferentes niveles. Nuestros paneles PAUL y MILETO ofrecen sistemas de fijación a diferentes separaciones de la pared o techo para conseguir este efecto.

También podría gustarte

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No products in the cart.

Seguir comprando